Trabajos de mantenimiento

El Ayuntamiento de Villarejo de Salvanés está procediendo a redistribuir los contenedores de basura del municipio. El objetivo es que la situación de los cubetos de basura sea adecuada a las necesidades de los vecinos. Es decir que no haya contenedores donde no se utilizan, y que donde hay más demanda se amplíen el número de los contenedores unificándolos lo más posible.
Según la normativa los depósitos de basura deben estar a unos 100 metros como máximo de las viviendas y basándose en esas medidas el Ayuntamiento redistribuirá los cubetos de todo el municipio.
Ya se han comenzado estas tareas y se ha hecho por la parte más antigua del pueblo.

Así, por ejemplo, los contenedores de la carretera de Valdaracete, que estaban demasiado cerca de la vía, se han trasladado a la calle Mayor. En esta misma calle Mayor se ha reforzado el número de contenedores porque había mucha basura acumulada, concretamente a la altura del establecimiento Gastabien. El contenedor de la calle Antonio Machado se ha suprimido porque no tenía prácticamente uso y se ha trasladado a la calle Pradera que ahora tiene más contenedores. En la calle Almendros, donde había dos puntos de basura se unificarán.

En las próximas semanas, el Ayuntamiento procederá a reubicar los contenedores de todo el municipio procurando una adecuada ubicación.
Además se ha aprovechado para reparar algunos contenedores que estaban en mal estado y que, tras ser arreglados, volverán a sus lugares.
El Ayuntamiento quiere recordar a los vecinos la importancia de depositar las basuras en los lugares correctos y separarlas en orgánicas, plásticos, vidrios y cartón. Así mismo este municipio cuenta desde hace años con un Punto Limpio en el que depositar otro tipo de deshechos, como por ejemplo los restos de poda, que todavía algunos vecinos tiran a los contenedores ordinarios.

Mantenimiento en nuestras calles
En cuanto a mantenimiento se refiere, además de esta reubicación de los puntos de basura, el Ayuntamiento ha realizado, en las últimas semanas diversas tareas en nuestras calles y lugares públicos.
En la zona del Juego de Bolos se han reparado las aceras y se han pintado plazas de aparcamiento sólo para turismo.
En la calle Batanes (donde está situado el restaurante Venta de Lepanto) se han regulado las zonas de aparcamiento ya que los vehículos estacionaban en las dos partes de la calle y apenas dejaban espacio para transitar. Por eso el Ayuntamiento ha dividido las zonas de aparcamiento de la calle Batanes en dos partes. Por otra parte, se ha abierto el acceso y salida a la urbanización La Paloma por la calle Oscura. Antes sólo se accedía a esta urbanización por la calle Cañuelo.
También se han limpiado puntos que acumulaban suciedad, como uno en la carretera de Valdaracete.
Este mes se ha arreglado el socavón de la calle Cañuelo, y durante las vacaciones de navidad también se ha atendido a reparaciones en el colegio público, en baños, aulas y patios, además de proceder a la limpieza del almacén del colegio.

Desde el día 1 de febrero, los autobuses, durante los fines de semana siempre tomarán el recorrido calle San José, Juan de Austria, Calderón de la Barca, Carretera de Belmonte y Samuel Baltés para llegar o salir de Villarejo, tal como ya se hacía en los fines de semana de verano y fiestas. Ahora todos los fines de semana del año habrá ese mismo recorrido. Esta decisión se ha tomado por los muchos cortes del centro histórico que se producen por eventos durante los fines de semana. Además, de esta manera, se pretende despejar el tráfico de autobuses en el centro del municipio los sábados y domingos que son los momentos en los que más se mueve la gente por el centro, especialmente niños y familias.