La restauración del Pradillo

 Es cierto que en los últimos años se habían realizado pequeñas mejoras en ornamentación, se había colocado la valla que rodea los parterres, se habían instalado nuevos bancos y reparado desperfectos en baldosas…, pero es ahora cuando se lleva a cabo una reforma integral del Pradillo del Convento, fruto del compromiso contraído entre Ayuntamiento y Comisaría de la Virgen de la Victoria. Con 1895 m2, esta Plaza constituye un lugar simbólico que sirve de antesala a uno de los iconos arquitectónicos de Villarejo de Salvanés, el Santuario de la Virgen de la Victoria de Lepanto. Este Santuario guarda una de las historias más peculiares que tenemos: nuestra relación con la famosa Batalla de Lepanto.

 

 

El Pradillo del Convento sufre actualmente un visible deterioro: su pavimento está degradado, el muro de contención de la calle convento está agrietado, no existe sistema de recogida de aguas pluviales, no es accesible.

Con las obras de rehabilitación, se demolerá el muro de contención de la calle del Convento y se construirá un nuevo muro de hormigón armado retranqueado respecto al actual para ampliar la acera de esta calle que ahora es tan estrecha.

Las zonas pavimentadas y ajardinadas se van a redistribuir para realzar la fachada principal del Santuario. Se pretende conseguir una plaza más transitable a los peatones y más accesible.

Respecto a los árboles se ha encargado un estudio técnico sobre salud. Muchos están enfermos por lo que no podrán trasplantarse, pero sí que se aumentará el número de árboles y la superficie de sombra en la plaza, con una nueva plantación. Los rosales sí que se trasplantarán en otros lugares del municipio como Junto a la Iglesia,  Plaza España, Samuel Baltés,  Ctra. Belmonte, Parque Frente al Polideportivo.

La cruz pequeña de hierro que preside el Pradillo, situada en el mismo centro y que está soportada en una columna bajo una pequeña escalitana, se mantendrá tras las obras. El que sí cambiará de ubicación es el monumento a los caídos de los años 40, que se trasladará al Cementerio local y sin los símbolos originales.

Por otra parte, se dotará  al espacio de un sistema de recogida de aguas pluviales y drenaje del nuevo muro de contención. Iluminación, farolas, bancos, pavimento…,

El plazo de ejecución es de cuatro meses y el presupuesto de la obra es de 197.956,74 ​€. El proyecto puede consultarse en nuestro Portal de Transparencia de la Sede Electrónica municipal.

 

Se talan seis árboles enfermos del pradillo del Convento atendiendo a las recomendaciones de los expertos y a la seguridad de los vecinos.

La decisión de talar estos árboles ha ido precedida del correspondiente informe técnico, y sus conclusiones eran muy claras. Los seis árboles situados en el muro de contención del pradillo presentaban “riesgo de rotura del pavimento y del muro de carga pudiendo provocar daños personales o materiales·, “mala estructura, pudriciones y riesgo de tener rotura de ramas o vuelcos en un futuro”, “un porte no adecuado a su especie generando árboles más problemáticos que funcionales, sin una posibilidad de un futuro digno y saludable con la futura obra"

Las especies que nos encontrabamos en la plaza del Convento eran: Ulmus minor (Olmo común), Robinia pseudoacacia (Falsa acacia o Robinia) y Ailanthus altissima (Ailanto o árbol del cielo).

En el caso de los Ulmus minor el informe destaca la afección de los ejemplares por Grafiosis, común enfermedad en esta especie que debilita y acaba necrosando el sistema vascular, provocando prematuras reducciones de copa hasta su muerte, reduciendo mucho la longevidad de los ejemplares, con el consecuente aumento del riesgo por caída de ramas.

En el caso de la Robinia pseudoacacia el informe dice que es una especie muy usada en viario, pero no tan recomendada en parques de uso público. Añade que las numerosas espinas que poseen sus ramas, sobretodo las más inferiores, podrían provocar daños en las personas y animales.

Respecto al Ailanthus altissima, dice el informe que es una especie invasora y de rápida propagación. Problema a nivel peninsular, y con riesgo de fractura si no tiene un buen mantenimiento debido a su rápido crecimiento y su madera relativamente blanda.

Con la base de este informe, estos días se ha procedido a la tala de los árboles enfermos, atendiendo a la seguridad de los vecinos. Al talarlos se ha visto su peligrosidad. Algunos no tenían apenas raíces.

Hay otros dos grandes árboles sobre los que el estudio ha recomendado su seguimiento, pero no su tala.

Ahora, con las obras del Pradillo se plantarán nuevos árboles, y el informe recomienda además una buena selección botánica y un adecuado mantenimiento en las podas para evitar problemas y riesgos futuros.