RETÉN DE BOMBEROS EN VILLAREJO DE SALVANÉS

En los próximos días se inicia la época de mayor peligro de incendios, que los especialistas establecen entre el 15 de junio a 30 de septiembre.

En Villarejo de Salvanés ya está todo dispuesto para acoger al retén que se instala desde hace cerca de una década en nuestro municipio como parte de los dispositivos de intervención terreste contra incendios de la Comunidad de Madrid.

 

 Espacio reservado para el estacionamiento de vehículos de bomberos

 

Este PUNTO DE INTERVENCIÓN RURAL (PIR) es el primer PIR que se creó en Madrid, y está compuesto por un equipo de 5 integrantes (2 bomberos-conductores, 2 especialistas y 1 mando intermedio). Todos ellos son personal funcionario con mucha formación y experiencia, que trabaja durante el año en todo tipo de incendios de la Comunidad de Madrid y en esta época se desplaza hasta Villarejo.

Se trata de bomberos SPEIS (Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento), que son el equipo más potente que existe, puesto que además de intervernir en la extinción de incendios forestales, urbanos y en industrias, actúan también en asistencias técnicas por enjambres de abejas no establecidos, por caída de cables y problemas eléctricos de baja y media tensión, caídas de árboles y ramas, achiques de agua, desprendimientos de cornisas y aleros de tejados, siniestros en altura...

Intervenciones por daños producidos por tormentas en Villarejo de Salvanés y Nuevo Baztán

 

Para realizar las intervenciones por incendios en el interior en viviendas, industrias y naves ganaderas están provistos de equipos de respiración autónoma.

Intervención en el incendio producido en una nave del polígono industrial de Villarejo de Salvanés en agosto de 2019

 

Para llevar a cabo su trabajo cuentan con 2 vehículos: un camión bomba rural pesada (muy polivalente y de gran capacidad ) y un vehículo ligero para las equipaciones de apoyo.


 

El equipo forma parte de los recursos que dispone la Comunidad de Madrid para la intervención terreste, entre los que se encuentra otro segundo PIR situado en Soto del Real, y los puntos de incendios forestares que dan protección exclusivamente a la superficie forestal de 424.253 ha de la región, de la que 260.304 ha son superficie arbolada.